INNOVACIÓN

La innovación en la gerencia
La innovación en la gerencia

Actualmente actuamos en un esquema globalizado, que supone la interacción de actividades económicas y culturales, bienes y servicios generados por un sistema con muchos jugadores y actores. Ante esta realidad, que...

POR: Francia Aponte D\'Alessio 21 / 05 / 2012


Actualmente actuamos en
un esquema globalizado, que supone la interacción de actividades
económicas y culturales, bienes y servicios generados por un sistema con
muchos jugadores y actores. Ante esta realidad, que nos exige actuar, y un
entorno que nos bombardea de información, y que cambia velozmente, es
determinante provocar una reacción a todas estas señales. En general este
proceso de reacción involucra un cambio. ¿Nos sumamos al cambio?, ¿cómo
logramos crear ventajas competitivas sobre los otros jugadores?, ¿entramos
en el juego de ganar?, ¿cómo jugamos? Todos los caminos indican que la
mejor vía es innovar. Pero todo no queda allí, en este camino caen muchos.
No sólo se trata de andar en él, en el ínterin. No sólo podemos caer sino
quedar fuera del juego. Debemos jugar a paso seguro, entonces ¿cómo
innovar y no morir en el intento? La manera de competir y hacer negocios
es otra. La arena de juego está formada por un bombardeo de períodos
continuos de cambio, en los que nos sometemos a una serie de fuerzas tales
como la globalización, el redimensionamiento de las empresas (fusiones,
alianzas estratégicas, coopetencia, tecnología de la información),
clientes cada vez más exigentes, lo que se traduce en la necesidad de
nuevos productos y procesos (actualización e innovación).

La reacción a estas fuerzas es innovar. Nuevamente, ¿cómo
hacerlo exitosamente? Innovar no necesariamente significa éxito, o lo que
es peor, el que innova no necesariamente sobrevive, porque la experiencia
demuestra que muchos intentos de
innovación redundan en fracasos. Por lo tanto,
el cambio hacia la innovación no es sólo
tomar la decisión de hacer la jugada sino de pensarla, planificarla
estratégicamente para que finalmente se cristalice en ganar y seguir en el
juego. Todo nos indica que se debe gerenciar ese cambio. Actualmente, las
economías más poderosas son aquellas que han logrado fortalecer y
administrar su capacidad de innovación.
Es decir, su capacidad para generar conocimientos y llevarlos exitosamente
al mercado.

Tidd, Bessant y Pavitt (1997) afirman que “la
innovación puede incrementar la
competitividad, pero requiere de un conjunto diferente de conocimientos y
destrezas a los utilizados en el día tras día de la gerencia del
negocio”.
Innovar no es sólo hacer algo nuevo, es lograr
materializarlo y comercializarlo exitosamente, lo que involucra no sólo
innovación tecnológica, sino también
cambios organizacionales, gerenciales y comerciales. Debemos ver a la
innovación como un proceso gerencial. Un
proceso continuo, en el que, como nos enseñó el profesor Horacio Viana en
la Cátedra de Gerencia de la Innovación,
encontramos las siguientes etapas: Procesamiento de señales: monitoreo y
búsqueda en el entorno rápidamente cambiante, detectar las innovaciones
potenciales, y producir el cambio de la sobrevivencia. Procesar estas
señales con madurez, es decir, desarrollar una capacidad de cambio para
mejorar. La idea es procesar esas señales, digerirlas, asimilarlas y
sacarles el máximo provecho, visualizarlas y extraer las más
significativas para el cambio, y luego concatenar esas ideas en un plan
estratégico.

Estrategia: ¿dónde estamos ahora? ¿hacia dónde queremos ir?
¿cómo llegamos allí? Nuestra estrategia de
innovación debe establecer fundamentalmente,
cómo usar los conocimientos para desarrollar nuevos o mejores productos
y/o procesos para crear valor y ventajas competitivas. Dotación de
Recursos: asignarlos y hacer uso efectivo de los mismos. Nuestro plan
maestro también indica cuáles serán aquellos recursos que se tendrán que
asignar en este proceso de cambio. Lo importante es que se cuente con el
compromiso y el apoyo por parte de la alta gerencia hacia este cambio y,
por lo tanto, se asignen los recursos. Es importante, –y de allí la
diferenciación de las empresas exitosas– hacer el uso más eficiente y
correcto de estos recursos lograr desarrollar nuevas o mejores ventajas
competitivas.

Implementación: desarrollar esquemas y estructuras.
Involucra actividades de gerencia y planificación de proyectos, y
configuración de la tecnología y la organización. Aquí es donde se hace el
verdadero trabajo pesado del cambio. Es aquí donde debemos gerenciar los
aspectos críticos del cambio. El monitoreo y el seguimiento debe hacerse
sobre la marcha, y para ello se deben manejar indicadores que nos permitan
evaluar el desempeño y saber donde estamos con respecto a las iniciativas
de cambio.

Aprendizaje y reinnovación: ¿después de lo que hicimos,
cuál será la próxima jugada? En este punto debemos evaluar si hemos tenido
éxito o no. ¿Estamos logrando el estado futuro que planificamos? ¿lo
estamos haciendo tan bien o mejor de lo esperado? Debemos aprender de
nuestra experiencia: tanto de los éxitos como e los fracasos. Es tiempo de
aprender, pero también de desaprender de aquellas cosas que hemos hecho en
forma equivocada, reaprender nuevos horizontes, nuevas visiones para poder
entender hacia dónde vamos, cuál es el cambio. Ante la alta velocidad de
cambio, debemos desarrollar una capacidad de
innovación altamente competitiva que agregue
valor. Se debe desarrollar habilidades y destrezas para gerenciar el
proceso del cambio. Debemos ver la
innovación como un proceso gerencial, es
decir, asociar a la innovación un
pensamiento gerencial estratégico. ¿Cómo innovar y no morir en el intento?
Tenemos que planificar el cambio, fijar estrategia. No es sólo ver el
éxito como un lugar de destino, sino también como un camino en el cual nos
vamos a encontrar un sin fin de obstáculos.
ARTICULOS RELACIONADOS
De innovar se habla con frecuencia como un valor dentro de las empresas. Sin embargo, debemos reflexionar acerca de este concepto para evitar que vaya perdiendo...
De innovar se habla con frecuencia como un valor dentro de las empresas. Sin embargo, debemos reflexionar acerca de este concepto para evitar que vaya perdiendo...
Es común ver a las empresas pymes, en general de familia, que como siempre trabajaron juntos esforzándose por mejorar sienten gran pasión por lo que hacen,...
Muchas veces se lee que hoy en día y más que nunca se necesita innovar, que en tiempos de crisis hay que ser creativo, que los...
Actualmente actuamos en un esquema globalizado, que supone la interacción de actividades económicas y culturales, bienes y servicios generados por un sistema con muchos jugadores y...
El fin ultimo de toda empresa es producir utilidades para sus dueños, esa es la verdad, y las utilidades deben provenir de las ventas de productos...
¿Clientes leales o clientes fieles?
“Los procesos son el componente fundamental de la ventaja competitiva... La esencia de la estrategia es lograr realizar los procesos de forma distinta que nuestros competidores.”...
El ejercicio de la responsabilidad gerencial implica retarse diariamente frente a los desafíos organizacionales que plantea la realidad del mercado y en reconocer que su gestión...
Las empresas de hoy en día en su mayoría mantienen un porcentaje alto de rotación de personal y en el momento de contratarlo analizan toda clase...
La Creatividad y la innovación en la empresa. En general, la creatividad se entiende como la capacidad para combinar ideas o sistemas de una manera original o...
En nuestro artículo anterior comentamos algunos de los beneficios que se obtienen al utilizar los procesos y conceptos de Project Management ...
Project Managers
COMENTARIOS

Deje su comentario, hasta ahora 0 comentarios


*Nombre:
*Mail:
Website:
*Comentario
Recibir comentarios al e-mail
Ingrese los caracteres de la imagen: